Arte que demonios?

Cuando elegí hacer arte tenía apenas 11 años. Quería crear, quería expresarme, quería libertad. Como nunca podía volar, en mis sueños recurrentes si. Debía entender la manera de no anclarme a la monotonía de la cotidianidad. Es cuando creo en mi y empieza a esbozar mi destino. La plástica se apoderó de mi consciente y decidí ser uno mismo dentro del todo, con el compromiso de hacer historia. Ni mas ni menos me convertí en esto, lo que me apasiona y lo que con humildad acepto. Para muchos la locura, pero sin locura no se resolverían los conflictos de la existencia, va más ya a de la religión. Un yo, que dedica el todo en sus l’Arte y se comunica. Simpleza de intelecto, libertad de no hacer daño a los demás. Expresión pura.Pd: a 1 tercio de ganar.